dimarts, 8 de juny de 2010

SEMPRE PLOU SOBRE MULLAT



Diuen alguns dels historiadors més reconeguts del món mundial (i part de l'estranger), que la història sempre es repeteix, que acaba plagiant-se a sí mateixa en segones parts que, a part de que mai no són bones, resulten avorridament reiteratives. I com a mostra un botó:

"La Segunda República, como ya hemos apuntado, constituye el único antecedente de nuestro actual sistema de justicia constitucional. La inspiración del modelo austríaco resulta evidente. Con todo, la valoración del mismo, prescindiendo ahora de que pudiera o no desarrollar toda su virtualidad, ha de ser negativa. Y ello en base a las siguientes razones:

1) La composición excesivamente numerosa del Tribunal, lo cual redundó en su propia eficacia, máxime cuando muchas de sus decisiones debían ser adoptadas por el Pleno.

2) La creciente politización del mismo, que se refleja tanto en el sistema de designación de sus miembros, como en sus propias decisiones, pudiéndose hablar de sentencias de derechas y sentencias de izquierdas.

3) La amplia legitimación existente para recurrir al mismo, aunque luego se estableciera una restricción de la misma, lo cual paralizó, en cierto modo, su actividad.

4) Su enfrentamiento con otros órganos constitucionales y especialmente con la Generalidad de Cataluña.

5) El arduo problema de la ejecución de sus sentencias.

En definitiva, el único precedente español de justicia constitucional, si bien seguía la línea entonces predominante en Europa, no supo sustraerse a los avatares de la época en que vivió."

El régimen político español
Enrique Álvarez Conde
Ed. Tecnos, 4ª edición
Madrid, 1990